EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
473. ¿Puede un espíritu revestir momentáneamente la envoltura de una persona viva, es decir, introducirse en un cuerpo animado y obrar en vez y en lugar del que en él está encarnado?

«El espíritu no penetra en un cuerpo como tú en una casa, sino que se asimila con el espíritu encarriado que tiene los mismos defectos y las mismas cualidades para obrar de consuno; pero siempre es el encarnado quien obra como quiere sobre la materia de que está revestido. Un espíritu no puede sustituirse al que está encarnado; porque el espíritu y el cuerpo están ligados hasta el tiempo señalado para término de la existencia material».