EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
407. ¿Es necesario el sueño perfecto para la emancipación del espíritu?

«No; el espíritu recobra su libertad cuando los sentidos se entorpecen, y aprovecha para emanciparse todos los momentos que le proporciona el cuerpo. Desde el instante que existe postración de fuerzas vitales, el espíritu se desprende, gozando de mayor libertad a medida que el cuerpo es más débil».

Por esto el dormitar o un simple entorpecimiento de los sentidos, ofrece a veces las mismas imágenes que el sueño.