EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
289. ¿Salen a veces a nuestro encuentro nuestros parientes y amigos, cuando dejamos la tierra?

«Sí, salen al encuentro del alma a quien aman, y la fe-licitan por su vuelta del viaje, si se ha salvado de los peligros del camino, y la ayudan a desprenderse de los lazos corporales. Es un favor hecho a los buenos el que salga a su encuentro los que les han amado, al paso que es un cas-tigo para el impuro el que permanezca en el aislamiento, o rodeado únicamente de espíritus que le son semejantes».