EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
953. Cuando una persona tiene ante sí una muerte inevitable y terrible, ¿es culpable porque abrevia de algunos instantes sus sufrimientos con la muerte voluntaria?

«Siempre hay culpabilidad en no esperar el término fijado por Dios. Por otra parte. ¿hay seguridad de que ese término haya llegado a pesar de las apariencias, y no puede recibirse a última hora un socorro inesperado?»

-¿Se concibe que en circunstancias ordinarias sea reprensible el suicidio, pero suponemos el caso en que es inevitable la muerte, y en que sólo de agunos instantes se abrevia la vida?

«Siempre es falta de resignación y sumisión a la voluntad del Creador».

-¿Cuáles son, en semejante caso, las consecuencias de esa acción?

«Como siempre, una expiación proporcionada a la gravedad de la falta, según las circunstancias».