EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
723. ¿La alimentación animal es contraria en el hombre a la ley natural?

«En vuestra constitución física la carne alimenta a la carne, pies de otro modo el hombre se deterioraría. La ley de conservación constituye al hombre en el deber de mantener sus fuerzas y su salud para realizar la ley del trabajo. Debe, pues, alimentarse según lo exija su organización».