EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
948. El suicidio que tiene por objeto evitar la vergüenza de una mala acción, ¿es tan reprensible conio el causado por la desesperación?

«El suicidio no borra la culpa y antes, al contrario, hay dos a falta de una. Cuando se ha tenido valor para hacer mal, es preciso tenerlo para sufrir las consecuencias. Dios juzga, y según la causa puede a veces disminuir sus rigores».