EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
979. Las pruebas que aún se han de sufrir para terminar la purificación, ¿no son para el alma una amenaza terrible que perturba su dicha?

«Para el alma impura aún, sí, y por esto no puede disfrutar de un a dicha perfecta; pero para la que está ya elevada, la idea de las pruebas que le restan por sufrir nada tiene de penoso».

El alma que ha llegado ya a cierto grado de pureza participa ya de la dicha; penétrala un entimiento de dulce satisfacción; es feliz por todo lo que ve y la rodea; descórrese para ella el velo de los misterios y de las maravillas de la creación, y las perfecciones divinas se le presentan en todo su esplendor.