EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

Allan Kardec

Volver al menú
-¿Esos mundos deben, pues, carecer de bellezas naturales?

«La naturaleza se traduce en las bellezas de la inmensidad, que no son menos admirables que las que llamáis naturales».